Préstamos para pensionistas jubilados

Cuando necesitamos obtener dinero extra, de forma inmediata, los pensionistas pueden pensar que no les será posible. Sin embrago, la apertura de los préstamos online, hoy en día, nos permite acceder a varios productos financieros, siempre y cuando, los ingresos como pensionistas sean suficientes para cubrir la deuda que estamos dispuestos a adquirir. Una pensión es un ingreso válido para las empresas y entidades que proporcionan préstamos para solventar necesidades de liquidez inmediata.

¿Es importante la edad para solicitar préstamo?

Cuando las empresas prestamistas y entidades financiera van a conceder un crédito, ellos analizan la información que el solicitante les proporciona. Para ello, toman en cuenta elementos como la solvencia que tengamos para responder a la deuda y la edad también es unos de los factores que toman en cuenta. Estos elementos representan un riesgo de impago y, en base a ellos, es que determinan el monto que el solicitante puede obtener. A continuación, vamos a ver los préstamos a los que pueden optar los pensionistas de acuerdo a su edad:

  • Prejubilados: Los pensionistas pueden acceder a los préstamos que ofrecen los prestamistas, pero para ello deben cumplir la condición de contratar, bien sea un seguro de vida o de amortización, para cubrir el riesgo de impago por fallecimiento o cualquier otra razón que no les permita cumplir con la cuota correspondiente. Los seguros de vida cubre a pensionistas hasta los 65 años. En cambio, el seguro de amortización cubre hasta la edad de 70 años.
  • Jubilados menores de 75 años: Tienen como opción, solicitar la contratación de un seguro, siempre y cuando no sobrepase los 75 años de edad cuando termine el plazo de préstamo que le haya sido otorgado.
  • Jubilados mayores de 75 años: Para que, a los pensionistas mayores de 75 años, estas empresas puedan concederles un préstamo, deben contar con una persona que les sirva de aval en caso de que no puedan cubrir con el pago de la deuda.

Los límites de edad para solicitar préstamos se refieren a los años que se debe tener al momento de cumplir con el reembolso de la deuda y no al realizar la solicitud. Este es un factor importante considerarlo cuando los préstamos son por montos importantes que puedan sobrepasar los plazos cuando se es mayor de 75 años.

¿Cuáles son los documentos que se necesitan para solicitar un préstamo para pensionistas?

El requisito principal que debemos cumplir para acceder a un préstamo es ser beneficiario de una pensión que nos permita reembolsar la deuda o sus cuotas dentro de los plazos establecidos y bajo las condiciones que se haya acordado en el contrato. Sin embargo, hay algunas empresas y entidades prestamistas que no otorgan préstamos si la edad es avanzada; este límite de edad ser hasta los 75 años.

Los requisitos que los prestamistas exigen para demostrar que somos capaces de cumplir con sus requerimientos son:

  • Presentar el último ingreso que se haya recibido por concepto de pensión. Algunos prestamistas también pueden exigir los dos o últimos tres meses.
  • Hacer entrega del documentos que haga constar que se es jubilado o pensionista; así como el DNI.
  • Resumen bancario que muestre los ingresos recibidos por pensión durante los últimos meses.

Si cumplimos a cabalidad con la entrega de estos requisitos no hay razón para que ni nos otorguen el préstamo como pensionista que requerimos para cubrir nuestra necesidad de financiación. Estos documentos le permitirán certificar que, en efecto, estamos percibiendo ingresos por pensión y que tenemos la solvencia suficiente para reembolsar la deuda adquirida sin que ello afecte nuestra economía.

Tipos de créditos para diferentes necesidades

Aparte de los préstamos que ofrecen las entidades financieras a los pensionistas, estos también se les puede otorgar otros tipos de productos con los que obtener dinero rápido para cubrir los imprevistos o emergencias de liquidez de forma inmediata.

Estos productos para pensionistas son:

  • Mini créditos (Hasta 1000€): Es un préstamo online que puedes obtener en tan solo 15 minutos después de haber hecho la solicitud; no requieren aval ni la entrega de los requisitos que generalmente requieren otros productos financieros. Los prestamistas no exigirán que demostremos que los ingresos que recibimos por la pensión son suficientes para cubrir la deuda dentro del plazo acordado. Como no requieren la adquisición de otros productos vinculantes, es fácil saber cuánto será su coste final. Tampoco es necesario justificar para qué es el préstamo.
  • Préstamos personales: Con estos personales se pueden obtener montos superiores para cubrir proyectos personales que requieran mayor liquidez. Son ideales cuando es necesario la compra de un coche y no se cuenta con el capital para ello. Para este tipo de préstamo, las entidades toman en cuenta la edad, por eso debemos poner atención a este factor. Los préstamos personales permiten obtener desde 4.000 euros y el lapso que se establece para devolverlo es de hasta 10 años, dependiendo de la empresa que concede este tipos de préstamo. El costo del interés suele establecerse alrededor del 8%.
  • Hipoteca inversa: Los pensionista que son mayores de 65 años, pueden optar a préstamos dando su vivienda como un medio de garantía de que reembolsará la deuda dentro del plazo establecido en el contrato. Expresado de una manera más sencilla, el banco transformará el valor que tenga la propiedad en una renta mensual, el cual recibiremos durante el plazo que se establezcan dentro de las condiciones del contrato.

De acuerdo al uso que vayamos a darle al dinero, se recomienda contratar el tipo de crédito que mejor se adapte a nuestra necesidad. Para cubrir los requerimientos de liquidez inmediata, los mini créditos rápidos son muy efectivos. Mientras que la necesidad de liquidez mensual puede ser cubierta con una hipoteca inversa.

Soy pensionista en ASNEF, ¿puedo solicitar un crédito?

Sí. Pero bajo esta condición, solo las empresas y prestamistas privados los conceden. Los bancos suelen ser más estrictos con quienes representan un riesgo, por eso no aceptan solicitudes de personas que estén registrados en estos ficheros. Sin embargo, algunas empresas privadas corren el riesgo, pero para ello, los pensionistas deben cumplir con la condición de tener la solvencia necesaria para afrontar el pago de la deuda. También suelen poner como condición un límite en el monto solicitado y que la deuda no proceda de otra entidad financiera.