Prestamos personales sin hipoteca

La operación más común al pedir dinero en una entidad bancaria es realizar préstamos personales sin hipoteca, eso quiere decir que no avalamos este préstamo con garantía hipotecaria. De todas formas lo normal en este tipo de operaciones es efectuarlas únicamente avalándolas con nuestra garantía personal, eso quiere decir que respondemos con nuestros bienes presentes y futuros de forma que no es necesario respaldarla con una hipoteca.

Sabiendo esto, encontraremos que la mayoría de los prestamos personales son sin hipoteca y que cualquiera con un buen nivel de endeudamiento podrá conseguir uno, siempre será la entidad bancaria la que valore los riesgos de la operación y decida si nos concede el préstamo, sin lugar a dudas una garantía hipotecaria sería más que suficiente para avalar esta operación, pero como ya hemos dicho no es necesario en la mayoría de los casos.

Generalmente las entidades bancarias piden al cliente que le facilite una copia de sus dos últimas nóminas y la última declaración de la renta, con esa información es suficiente para que valoren si nos da el préstamo o no. Si en los bancos tradicionales no conseguimos la financiación que necesitamos siempre podemos pedir préstamos personales online, generalmente las entidades bancarias y financieras que escogen esta vía para prestar dinero tienen unas condiciones mucho más flexibles y son capaces de asumir operaciones con más riesgo.

Préstamos personales que no pueden realizarse sin hipoteca

Actualmente la sociedad española se ha acostumbrado en la mayoría de ocasiones a vivir por encima de sus posibilidades, durante mucho tiempo los bancos daban extremas facilidades para pedir préstamos y eso llevo a mucha gente a pagar varios al mismo tiempo ya fuese para viajes, comprar un coche, muebles, etc.

Esto ha llevado a las financieras a diseñar un nuevo producto, la refinanciadción de deudas que no es otra cosa que reunir todas las deudas en un único préstamo con garantía hipotecaria. Es decir se abre una hipoteca por el monto total de las deudas obteniendo al mismo tiempo las ventajas de este tipo de préstamo: amortizaciones más largas, tipo de interés más bajo y como consecuencia cuotas mensuales más reducidas.

Leave a Reply