Solicitar prestamos personales online

Esta es una de las formas sin duda más cómodas para el cliente y también para la entidad bancaria que podría llegar a carecer de oficinas, este tipo de préstamos normalmente se conceden dependiendo del historial bancario del cliente y la mayoría de productos no suelen sobrepasar los 15.000 euros de financiación en la banca tradicional, aunque los clientes con un perfil financiero que no entrañen riesgos para la entidad siempre pueden conseguir más dinero.

Por lo tanto los Bancos y Cajas de toda la vida ahora también conceden préstamos personales online a aquellos clientes que utilizan su versión electrónica, en este caso la entidad financiera ya posee todo el historial del cliente y esto facilita que los trámites sean muy rápidos, esta es otra ventaja de estos productos.

Algunos ejemplos de préstamos online

Crédito Ibercaja Directo: es un préstamo que no tiene comisiones y que se concede en muy poco tiempo, para saber la cantidad que nos pueden financiar es necesario que nos pongamos en contacto con ellos, ya que el límite puede ser distinto para cada cliente.

Préstamo Rápido Protegido: este producto pertenece a Caja Vital y con el podemos obtener hasta 30.000 euros, prometen que el dinero lo tendremos en la cuenta en unas 3 horas. Con nómina domiciliada podemos obtener un tipo de interés de 9,25%, tiene comisión de apertura y cancelación anticipada.

Créditos Ya y Súper de Bankia: el primero es un préstamo personal con el que podremos disponer de hasta 9.000 euros y el segundo llamado Súper, nos permite obtener una financiación máxima de 30.000 euros.

El tipo de interés que se aplica a estas operaciones está entre un 8% y 15% TAE, en el caso de las comisiones podemos encontrar algunas entidades que no nos las cobren como en el caso de Ibercaca, pero lo normal es que apliquen la de apertura y cancelación anticipada, entre un 1% y un 3%.

Financieras que conceden préstamos online y que únicamente trabajan de esta forma son Cetelem, Cofidis, Mediatis o Freedom Finance entre las más conocidas, estas financieras ofrecen una mayor flexibilidad que las entidades bancarias tradicionales y en muchos casos pueden dar préstamos que no conseguiríamos en otro sitio debido al riesgo que conlleva la operación. Pero esto tiene su precio y se paga mediante los intereses o las comisiones que son bastante más altas, el conseguir un préstamo por este medio no es siempre positivo ya que a la larga puede acarrearnos problemas de impagos que resultaran my caros.

Este tipo de entidades financieras prestan cantidades de dinero que no sobrepasan los 6.000 euros y en ocasiones pueden llegar a aplicar tipos de interés del 20%, pero como ya hemos comentado ellos se encargan de las operaciones que no tienen cabida en el circuito de la banca tradicional y por lo tanto asumen mayores riesgos de impago en sus operaciones, de ahí que sean más caros.

Leave a Reply